¿Cuáles son las provincias que más utilizan las apps de coches compartidos?

Compartir siempre ha sido algo innato en el ser humano. Buscamos alternativas y soluciones que nos ayuden de una forma o de otra, y muchas veces estas pasan por compartir algo. Así, por ejemplo, nacieron plataformas como BlaBlaCar o Amovens, pensadas para compartir viajes en coche. 

Soluciones que llegaron a internet y a nuestros smartphones para permitir el ahorro en combustible, hacer más llevaderos los trayectos y, de paso, tener la oportunidad de forjar nuevas amistades. Los coches compartidos se han ido convirtiendo poco a poco en algo de lo más habitual en todo el mundo; pero, si nos centramos en España, podemos ver unos datos de lo más interesantes. 

¿Dónde se usan más estas apps para compartir coche?, ¿qué tipo de personas son las que más recurren a este método? Puede que la primera pregunta tenga una respuesta bastante predecible; pero la segunda te adelantamos que, seguramente, no sea tan predecible. Son muchos los estudios que se han hecho al respecto de esta nueva tendencia de los viajeros, de una que ya se está comenzando a convertir en un estándar en España.

 

Provincias de España en las que más se comparte coche

 

Analizando el panorama nacional, es fácil encontrar cuáles son las provincias donde más se comparte coche. Aquellas donde hay grandes núcleos urbanos, en las que se vuelve necesario utilizar un automóvil para llegar de un punto a otro en el día a día, son las más propensas a condensar la mayor concentración de usuarios de aplicaciones de coches compartidos.

La líder indiscutible es Madrid, siendo actualmente el gran paradigma del uso de estas herramientas para viajar en compañía y compartir gastos. Muy de cerca le sigue Barcelona, que también concentra una gran cantidad de usuarios propensos a ahorrar compartiendo trayecto con desconocidos o conocidos en su día a día.

No son nombres que sorprendan, aunque, a partir de ellos, comienzan a aparecer otros que también conviene señalar. La provincia de Valencia también sigue a estas dos líderes en el uso de estas aplicaciones para móviles. Su capital, con la que comparte nombre, es donde más se concentran este tipo de viajes a diario.

Madrid, Barcelona y Valencia. Tres capitales de tres provincias que son las que más ven día a día cómo sus habitantes deciden ahorrar un poco más viajando en compañía.

 

¿Cuál es el perfil de usuario de las apps de compartir coche?

 

Un estudio realizado por ALD Automotive en 2018 ha servido para identificar el perfil más habitual en esto de compartir coche mediante aplicaciones. De un buen número de personas encuestadas, y tras hacer la pertinente preparación de los resultados, la firma ha averiguado que cerca de un cuarto de la población española utiliza ya el coche compartido en su día a día.

Dentro de este grupo tan grande de usuarios, son las mujeres menores de 35 años las que más recurren a este tipo de solución. El compartir coche para ir a trabajar o para trayectos de ocio se ha vuelto de lo más habitual para reducir los gastos propios de este tipo de viajes.

De hecho, este mismo estudio sentencia que casi una tercera parte de todas las mujeres de España han compartido coche en alguna ocasión con otras personas. Un dato que demuestra el mayor interés del sector femenino por esta solución, ya que, en el caso de los hombres, solo uno de cada cinco ha recurrido a esta opción para viajar.

Por otra parte, si nos centramos en edades, los datos también son bastante reveladores. El 40% de los usuarios que utilizan aplicaciones de coches compartidos son menores de 35 años. De hecho, a medida que la edad avanza a partir de esa franja, se va registrando un descenso del uso de este tipo de soluciones.

Así, la inmensa mayoría de personas que recurren a estas soluciones son mujeres menores de 35 años. Ese es el perfil más habitual a la hora de buscar un coche compartido o de compartir el suyo propio para viajar. Ellas son las que más apuestan por esta herramienta para ahorrar en cada trayecto y, de paso, conocer nuevas historias y compartir experiencias con más personas.

Los motivos tras todo este auge del coche compartido son claros: se busca el ahorro por encima de todo. Una forma ideal de amortiguar un gasto inevitable y ganar en calidad de vida, a la vez que se potencia el factor social gracias al contacto con otros compañeros de viaje. La solución del coche compartido lleva varios años en activo en nuestro país, y lo que es mejor, está consiguiendo que aparezcan otras alternativas que cada vez hacen menos necesario tener que comprar un coche.

La fórmula llegó por total sorpresa gracias a las nuevas tecnologías y, a día de hoy, se ha convertido en un mecanismo imprescindible en el día a día de muchas personas. Y tú, ¿compartes vehículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *